Propuesta 23. ¡Producción de las artes!

FOTOS-PLAN-23

Asegurar el acceso igualitario a recursos fundamentales para la creación y circulación de bienes culturales y fomentar el desarrollo de las industrias culturales nacionales

La creatividad es un mecanismo primordial de redistribución de derechos y libertades, de expansión de la imaginación y las inteligencias, así como de la capacidad de transformar la realidad mediante la apertura de las percepciones y la interpretación colectiva.

Es en el campo de las industrias culturales donde hoy, más que nunca, se disputa el sentido individual y colectivo de la vida: la memoria, las creencias, los proyectos de futuro, los gustos, los hábitos de consumo, las identidades y todo aquello que cabe en lo que llamamos cultura.

El impulso de las artes escénicas, como la danza y el teatro; las artes plásticas, como la escultura y la pintura; las artes literarias, como la narrativa, la poesía y el ensayo; las artes audiovisuales, como el cine y la fotografía; y las artes musicales, son ámbitos a impulsar y fortalecer mediante una política pública consistente y con un enfoque intercultural,sobre la base de un marco jurídico adecuado, como la Ley de Cultura.

La creación del Ministerio de Cultura y del Sistema Nacional de Cultura permitió la descorporativización de instituciones que manejando fondos públicos impulsaban actividades para ciertos sectores de la población. La democratización de estos espacios de promoción y difusión cultural, así como el acceso transparente a los recursos del Estado permitió un crecimiento en la oferta de producción cultural y artística diversa. Miles de artistas y creadores de todo el territorio nacional tuvieron acceso a recursos para desarrollar sus proyectos, festivales, y representaciones internacionales.

El Estado ecuatoriano entró a formar parte del Sistema Cultural Iberoamericano con la creación de Ibermedia, Ibermuseos, Iberescena, donde el aporte de recursos nacionales se multiplicaba entre tres y cinco veces para nuestros creadores.

Los resultados de la política pública del gobierno de la revolución ciudadana en el campo de la creación y producción cultural son visibles pero hay uno que sirve como ejemplo paradigmático: el crecimiento de la producción cinematográfica nacional en un 300% en los últimos seis años, como resultado de la aplicación de una política pública de fomento, impulsada por una autoridad competente (el Consejo Nacional de Cinematografía) donde confluyen varias instancias y actores sociales: desde los ministerios de industrias y cultura, hasta los representantes de productores, técnicos y actores audiovisuales.

El impacto positivo de este crecimiento es visible no sólo en la proliferación de producciones –tanto en el mercado local como en muestras y festivales internacionales–, sino, además, en el horizonte que se abre para la consolidación de este campo como actividad industrial, que tiene las siguientes características: genera valor agregado, favorece la investigación e implementación de tecnología propia, acrecienta la creatividad, promueve empleos diversos, fortalece nuestra soberanía, ofrece referentes identitarios, etc. Para que este crecimiento se consolide en el campo audiovisual y se extienda a todo el campo de las industrias culturales, tenemos al frente varios retos que superar.

LINEAS DE ACCION

  • Promover, difundir y ampliar los mercados para las artes y las industrias culturales, fortaleciendo y consolidando los subsistemas de emprendimientos culturales, de artes y creatividades.
  • Incrementar en forma progresiva y proporcional el monto de las ayudas concedidas en cada uno de los ámbitos de producción y circulación de bienes culturales.
  • Impulsar la circulación de contenidos locales y regionales en igualdad  de condiciones frente a las industrias globales del entretenimiento.
  • Garantizar el acceso al espacio público y a la esfera mediática de las expresiones culturales.
  • Impulsar la producción audiovisual como parte de la estrategia de cambio en la matriz productiva.
  • Incluir al sector artístico en la red de Protección Social.
  • Estimular la donación de recursos para la cultura por parte de empresas privadas, mediante la exención de impuestos.
  • Fomento de líneas de crédito y financiamiento desde lo público y privado para la producción de las industrias culturales.
  • Fortalecimiento de las redes internacionales de circulación de bienes y servicios culturales, a través de ALBA, MERCOSUR Cultural, CELAC, Sistema Iberoamericano para la Cultura y las Artes, etc. Fomentar la cooperación Sur-Sur.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 35propuestas, revolución cultural. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s