Propuesta 16. ¡Somos diversos y diversas pero tenemos los mismos derechos!

FOTOS-PLAN-16

Seguir trabajando para que las diferencias de edad, género y opción sexual no se conviertan en desigualdades

Nuestra Constitución menciona la importancia de vivir la diversidad en igualdad de derechos. Esta reconoce que  nadie podrá ser discriminado por razones de etnia, lugar de nacimiento, edad, sexo, identidad de género, identidad cultural, estado civil, idioma, religión, ideología, filiación política, pasado judicial, condición socio-económica, condición migratoria, orientación sexual, estado de salud, portar VIH, discapacidad, diferencia física, entre otras. La Revolución Ciudadana involucra la acción estatal para conseguir igualdad de derechos, deberes y oportunidades, proponiendo medidas de acción afirmativa para los  titulares de derechos que se encuentren en situación desigualdad.

Con ello buscamos reemplazar la Patria racista, blanco-mestiza, masculina y adulta, por una Patria de todos y de todas, donde las diferencias y las diversidades sean el fundamento de lo intercultural y lo plurinacional.

 “Desarrollar programas de educación y difusión  sobre la igualdad y el buen vivir en las instituciones. César Calle, Taller de construcción del Programa de Gobierno, Cañar.

LINEAS DE ACCIÓN

•          Provocar el acceso de las mujeres al trabajo productivo de calidad como una garantía de autonomía e independencia económica. Seguiremos luchando para conseguir una incorporación mayor al ámbito productivo. Impulsaremos políticas para romper el techo de cristal y que las mujeres ocupen también puestos de dirección en empresas y universidades. Las políticas de discriminación positiva y de cuotas tienen que ir a la par con  políticas de acompañamiento que posibiliten la inserción real de las mujeres en el trabajo.

•          Fortalecer el cumplimiento de la normativa sobre las cuotas en el ámbito de la política y de las instituciones públicas para que la paridad termine por ser realidad. Continuaremos llevando a cabo políticas específicas para fomentar el acceso de mujeres a instituciones tradicionalmente ocupadas por hombres.

•          Conseguir la igualdad en la esfera privada. El reparto desigual del tiempo entre hombres y mujeres, así como también de cargas domésticas y de cuidado, es en la actualidad una fuente de desigualdad fundamental. Aunque la actuación dentro de las casas tiene un grado importante de complejidad, no podrán conseguirse sociedades más igualitarias si no se modifican las realidades domésticas y familiares. Se impulsarán campañas de sensibilización sobre la importancia del reparto del tiempo.

•          Considerar la pluralidad de tipos de familia y formas de vida. La familia nuclear tradicional, formada por un matrimonio heterosexual con hijos e hijas, ya no es la única forma existente de convivencia. A su lado se asientan hogares monoparentales dirigidos por mujeres, aquellos compuestos por jefaturas adultas mayores y sus nietos y nietas, aquellos compuestos por personas no relacionadas con vínculos de parentesco, las uniones no matrimoniales, las uniones de personas con diversas orientaciones sexuales, los hogares unipersonales de jóvenes y personas adultas mayores, los hogares con más de un núcleo familiar de jefatura femenina.

•          Apoyar a las mujeres en la tenencia y regulación de la propiedad sobre los activos como tierras y bienes.

•          Avanzar en las políticas antidiscriminatorias hacia el colectivo de Lesbianas, Gays, Transgéneros y Bisexuales (LGTB). Llevar adelante campañas de sensibilización, facilitar los trámites de consolidación formal de parejas de hecho y establecer protocolos de prevención y atención frente a violencias contra este colectivo.

•          Erradicar el trabajo infantil, la mendicidad y las múltiples formas de violencia que afectan a niños y niñas. Se fomentará la participación responsable de la familia y comunidad en el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes.

•          Lograr condiciones dignas de envejecimiento, como un proceso individual, familiar y social, mediante la construcción de una nueva forma de convivencia de las personas adultas mayores entre sí y con el resto de grupos de la sociedad. Estas condiciones tienen que ver con el reconocimiento de su contribución, el fomento de la participación, la generación de opciones de vida saludable, seguridad de ingresos, ocio y calidad del tiempo en general. La vida con calidad tiene que ver también con un acceso digno a servicios para la autonomía, la salud física, mental y social de la población adulta mayor. Su protección–frente a exclusiones y vulneraciones de derechos, abandono y falta de afectos–, implica fortalecer la cohesión del conjunto familiar y comunitario en el respeto y el cuidado como una relación de interdependencia.

•          Consolidar que las demandas y los enfoques de la población joven sean incorporados en todos los ámbitos de la política pública. En especial, en la salud, el trabajo, la cultura, el deporte, la movilidad, el ambiente, la comunicación, entre otras.

•          Cimentar el Estado plurinacional mediante la generación de institucionalidad y políticas públicas específicas, que reconozcan y potencien la diversidad de los pueblos y las nacionalidades del Ecuador.

•          Promover el acceso equitativo a la educación de las personas pertenecientes a nacionalidades y pueblos indígenas, afroecuatorianos y montubios en el Ecuador. Impulsar una educación bilingüe de calidad, que permita la generación de relaciones interculturales entre los diversos grupos de la población.

•          Fortalecer la equidad en el acceso al empleo para las personas pertenecientes a nacionalidades y pueblos indígenas, afroecuatorianos y montubios. Nunca más la pertenencia étnica debe ser motivo de exclusión o discriminación laboral. Impulsar una política activa de incorporación de indígenas, afroecuatorianos y montubios al servicio público.

•          Fortalecer el sistema de salud intercultural, generando espacios de diálogo y articulación con el sistema convencional.

•          Impulsar el conocimiento y ejercicio de los derechos colectivos de las nacionalidades y pueblos indígenas, afroecuatorianos y montubios.

•          Promover el uso y enseñanza de nuestros idiomas ancestrales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 35propuestas, revolución social. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s