Propuesta 6. ¡Revolución agraria ya!

Avanzar en la seguridad y soberanía alimentaria, la redistribución de la tierra y la productividad sustentable del agro, especialmente en las pequeñas y medianas unidades agropecuarias

Para los revolucionarios del siglo XXI es tan importante la redistribución de los medios de producción−tierra, agua, crédito, tecnología e información−, como un profundo cambio en términos de productividad y en la participación de pequeños productores en la cadena de valor.

El aprovechamiento y  uso óptimo de los medios de producción, la asistencia técnica, el mejoramiento de las semillas, la innovación tecnológica, y la investigación aplicada con usos sociales −que favorezca en forma directa a los productores− nos permitirán alcanzar un mejoramiento en los rendimientos productivos.

Se requiere una renovación en la concepción del cambio del agro donde abordemos la distribucióncon una lógica diferente de las reformas anteriores, que entregó a los campesinos las tierras más pobressin afectar el control del agua ni la productividad. “Solo nos dieron suelo y cielo”, como diría Amadeo Alba en los años 60, para calificar una reforma agraria que no modificó las condiciones de producción. Requerimos una transformación que afecte a todos los factores que asfixianla economía familiar campesina e impiden su incorporación con ventaja a niveles de producción eficientes y competitivos en los mercados.

La promulgación de un conjunto de leyes que afectan a la tierra, al agua y a otros medios de producción es substancial para nuestra propuesta.

Con la seguridad alimentaria ─como una búsqueda de autosuficiencia a nivel nacional, que implique también términos justos de intercambio entre el campo y la ciudad ─ lograremos favorecer a los productores, pero también a los consumidores que tendrán acceso a una dieta más adecuadapagando precios que no premien la especulación. La economía agrícola requiere transformación y dinamismo. El financiamiento y sus mecanismos deben beneficiar prioritariamente a los pequeños y medianos productores agrícolas.  Toda esta visión forma parte de lo que entendemos por revolución agraria que implica también construir a nivel nacional y regional políticas de soberanía alimentaria que rompan las leyes de un mercado globalizado y especulativoque somete a los países del Sur a un modelo de producción ajustado a los requerimientos de los países del Norte.

Fortalecer la asociatividad es condición necesaria  para transformar la producción y alcanzar el Buen Vivir rural.  Queremos generar capacidades productivas que se beneficien de la asociatividad para efectos de elevar los niveles productivos, el acceso al capital y la intervención en la cadena de valor del mercado. Impulsaremos un sistema de comercialización agropecuaria para reducir la volatilidad de los precios de los productos y los márgenes de ganancia de los intermediarios. Así lograremos incrementar la renta de los productores y reducir el precio de los alimentos para los ciudadanos.

Vamos a cambiar la correlación de fuerzas en favor de los pequeños productores. La política debe estar dirigida a mejorar los canales de distribución y absorción de los productos básicos para la industria de alimentos. Este cambio de correlación de fuerzas es parte del proceso que impulsamos para revertir el modo de acumulación concentrador de la riqueza.

“Falta apoyo al pequeño productor, los monopolios han detenido la productividad de los pequeños productores por la concentración de la tierra y del agua, el acceso a los recursos y los mercados es limitado. Es necesaria la inversión estatal para industrializar productos primarios en el mismo territorio mediante la creación de empresas agropecuarias solidarias y crear el sistema nacional de comercialización de alimentos, eliminando la cadena de intermediación”. Zoila Hernández Basantes, Asociación de Mujeres Colta-Chimborazo.

LINEAS DE ACCIÓN

•          Impulsar el dinamismo del sector agrícola, pecuario y marítimo para seguir avanzando en la consolidación de la seguridad alimentaria. Los incentivos que se establezcan, así como las prioridades de financiamiento, se orientarán hacia la consecución de una economía del agro con mayores niveles de productividad, mayores niveles de protección de la integridad ecosistémica a largo plazo, diversificación de productos, y equidad en la repartición de beneficios.

•          Promover el acceso a mercados para los pequeños y medianos productores agrícolas y pecuarios,incorporando valor agregado a la producción, acortando la cadena de intermediación,  facilitando el acceso a capital para participar en el mercado, y promoviendo una intervención del Estado como reguladordel  sistema de comercialización agropecuaria.  El sistema permitirá el fortalecimiento de los productores en estándares de calidad, registros sanitarios, mecanismos de trazabilidad y denominación de origen, entre otros.

•          Fortalecer la innovación en los procesos productivos que fomenten la transferencia de tecnología y capacidades a los pequeños productores. Transformar los conceptos y prácticas de asistencia técnica paraconvertirlos en una convivencia cotidiana entre el productor y el técnico de campo y ajustar las respuestas tecnológicas a las realidades y condiciones de producción campesina.

•          Continuar trabajando en el seguro agrícola universal para garantizarla cobertura a pequeños y medianos productores como mecanismo de protección frente a las pérdidas ocasionadas por el impacto de las condiciones climáticas adversas.

•          Aplicar políticas de fomento a la producción agrícola limpia, que impliquen el tránsito progresivo de las formas tradicionales de producción −con fertilizantes que afectan a la tierra y a las aguas de riego− hacia la producción orgánica. Incentivar el desarrollo de la agroecología y una agricultura basada en principios ecológicos, sociales, culturales y de producción; y promover el reconocimiento de los saberes y habilidades de los campesinos. Estas consideraciones conducen a una mayor resistencia de los cultivos a condiciones hostiles como son las sequias y el empobrecimiento de los suelos. Como beneficio complementario la agroecología genera empleo.

•          Fomentar la creación de redes de canastas solidarias entre grupos de productores y consumidores locales, y generar mecanismos directos que permitan a los proyectos productivos campesinos responder a los requerimientos de los programas e instituciones del sector público.

•          Crear infraestructura de comercialización a nivel asociativo y a nivel estatal que impida la especulación con la producción campesina estacional.

•          Formular acciones que permitan lograr autosuficiencia en productos que actualmente se importan y también en los nuevos generadores de productos para el mercado interno y externo como forestación y maricultura.

•          Construir caminos ruralespara facilitar el transporte y la comercialización de la producción campesina y promover la productividad sistémica.

•          Impulsar la redistribución del agua mediante la construcción de sistemas públicos de riego de calidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 35propuestas, revolución económica. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Propuesta 6. ¡Revolución agraria ya!

  1. Mercedes dijo:

    Impulsar al sector agrícola, pecuario es muy importante porque se necesita avanzar y esto nos permitirá el fortalecimiento de los agricultores, pero también es necesario impulsar programan en el sector educativo, digo esto porque trabajo en un colegio de la zona rural de Manabí que de técnico agrícola solo tenemos el nombre creo y estoy convencida que la primera prioridad es concienciar al docente y sacar adelante los colegios técnicos como verdaderos laboratorios de investigación ¿Por qué? Porqué tenemos el elemento más preciados nuestros alumnos.

  2. Lucio Delgado Palacios dijo:

    Estoy de acuerdo con la Revolución Agraria que el gobierno está impulsando. El trabajo con lo pequeños productores es muy álgido debido a la limitación de recursos que tienen. Hay que buscar una estratégia para cada territorio y que nazca de los propios campesinos. Los técnicos somos sólo facilitadores.

  3. Carlos Ocampo dijo:

    Es importante fortalecer la microeconomia de las áreas del país. La agricultura con la participación de sistemas comunitarios que fortalezcan la capacitación de los agricultores, el uso de nueva tecnología, una apertura de inserción el la cadena producción y comercialización que favorezca un incentivo e inversión a favor de los pequeños es un reto, Las políticas publicas deben llegar a todo nivel. Hasta la victoria siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s