Propuesta 5. ¡La economía solidaria es la riqueza del pueblo!

Profundizar la economía social y solidaria, promover las diversas formas de producción comunitaria, asociativa y cooperativa

Avanzamos en nuestro proceso de transformación económica con políticas estructurales de distribución y redistribución de los medios de producción, del conocimiento, de la cultura y de la riqueza. Vamos a democratizar el acervo social para garantizar resultados favorables en el corto plazo, y a coadyuvar al cambio en el largo plazo. Se trata de un proceso deliberado y planificado, que se orienta a la reorganización productiva sobre la base de la concertación de intereses entre el Estado, los sectores sociales y económicos –cooperativas, asociaciones, comunidades, empresa pública, empresa privada, empresa de la economía popular y solidaria, empresa mixta (grande, mediana y pequeña)– en el marco de un proyecto de largo plazo, de generación de amplios sectores productivos de base nacional y con empresarios comprometidos con el desarrollo del país.

La economía social y solidaria aspira construir relaciones de producción, de intercambio, de cooperación y reciprocidad, que propicien la equidad, la eficiencia y la calidad, y que estén sustentadas en la solidaridad. En este sentido, la productividad y la competitividad sistémicas deberían medirse como los avances de la colectividad y no como la sumatoria –muchas veces arbitraria– de individualidades.

“Para alcanzar los rendimientos de las economías de escala es necesaria la articulación entre organizaciones de la Economía Solidaria tanto en la producción como en la distribución. Para ello se deberá fomentar y facilitar los emprendimientos asociativos y comunitarios, fortalecer y crear redes en la cadena productiva…”. Flavio Hermida Sisalima, Taller de construcción del Programa de Gobierno, Morona Santiago.

 LINEAS DE ACCIÓN

•          Promover programas de inserción en encadenamientos productivos, mediante la incorporación de micro y pequeños productores en la producción y abastecimiento de bienes que resultan de los procesos de desagregación tecnológica y sustitución selectiva de importaciones.

•          Implementar programas de inclusión económica de las unidades económicas populares, mediante la ampliación de la base de productores-propietarios, para generar formas de organización comunitaria, asociativa y cooperativa.

•          Impulsar la simplificación de trámites para facilitar el emprendimiento de los actores de la economía popular y solidaria, y de las micro, pequeñas y medianas empresas.

•          Aplicar programas de fortalecimiento de la economía popular y solidaria, y los procesos de asociatividad y cooperativismo, para profundizar las relaciones basadas en la cooperación, la reciprocidad y la solidaridad. Vamos hacia la transformación de los micro y pequeños productores en grandes productores, mediante la asociatividad y el cooperativismo. Estos procesos de cooperación, y no de competencia, permiten que las pequeñas unidades de producción alcancen una mayor escala económica. Los programas de política pública diseñados específicamente para este sector económico permitirán el acceso a servicios financieros, tecnología, capacitación, acceso a los mercados y mejoramiento de la calidad de los mismos procesos.

•          Impulsar el acceso directo de las organizaciones de la economía popular y solidaria a las compras públicas estatales. Para lograrlo se establecerá un listado de productos y servicios que el sector público y las empresas públicas deberán comprar, de manera exclusiva, a las organizaciones comunitarias, asociativas, cooperativas, artesanales y micro y pequeños productores. Al menos el 30% del presupuesto de compras públicas de bienes y servicios se abrirá como un incentivo de acceso para este sector económico. Esto iría vinculado a la ejecución de programas integrales de mejoramiento de la calidad, que incluyan, entre otros, el acompañamiento para cumplir con las normas estandarizadas de calidad, registros sanitarios, mecanismos de trazabilidad y denominaciones de origen.

•          Dotar de tecnología (hardware y software) al sector financiero popular y solidario.

•          Vincular el capital del sector financiero popular y solidario al financiamiento de actividades de la economía popular y solidaria.

•          Vincular a la banca pública con el sector financiero popular y solidario.  Asegurar que la institucionalidad pública para que este tipo de economía preserve políticas de regulación y control diferenciadas y preferenciales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 35propuestas, revolución económica. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Propuesta 5. ¡La economía solidaria es la riqueza del pueblo!

  1. Ximena Ponce dijo:

    Del derecho al hecho!! En la actual discusión de la Ley de contratación pública debe reflejarse el decidido interés de este proyecto político para fortalecer la provisión de la Economía Social y Solidaria al mercado de compras públicas.

  2. BOLIVAR CARRERA dijo:

    ESTIMO QUE LAS INSTITUCIONES QUE APLICAN EL MARCO LEGAL DE LA ECONOMIA SOCIAL Y SOLIDARIA DEBERIAN DIFUNDIR LOS PROCEDIMIENTOS PARA INCENTIVAR EL REGISTRO DE UNIDADES DE ECONOMIA POPULAR Y SOLIDARIA, YA SEA MEDIANTE PUBLICACIONES DE NORMAS LEGALES Y REGLAMENTARIAS, ASI COMO CON LA IMPLEMENTACION DE CURSOS Y SEMINARIOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s