Propuesta 4. ¡Soberanía energética!

Consolidar la transformación de los sectores estratégicos y el uso soberano y eficiente de los recursos naturales para mejorar la calidad de vida de la   ciudadanía 

La Constitución de Montecristi define a los sectores estratégicos como aquellos que por su trascendencia y magnitud tienen decisiva influencia económica, social, política o ambiental en el país, y que están orientados al pleno desarrollo de los derechos de los ciudadanos y al interés general. Se han catalogado como sectores estratégicos a los que comprometen el uso de los recursos naturales no renovables, como son los hidrocarburos y la minería, y recursos naturales renovables como el agua. Además han sido catalogados como estratégicos los sectores eléctrico y de telecomunicaciones.

El nuevo concepto de sectores estratégicos obligó a que el Estado asumiera su rol de rectoría en cada uno de estos ámbitos. Fue indispensable diseñar e implementar una institucionalidad que garantizara su nuevo rol, considerando que la mayor parte de estas actividades estuvieron en manos del sector privado o de un Estado completamente desarticulado por la desidia calculada de la larga noche neoliberal y carente de políticas públicas y regulaciones que velaran por el interés general de este quehacer económico.

Nos propusimos convertir a la gestión de los sectores estratégicos en la verdadera herramienta para alcanzar el desarrollo social y económico del país. Esto implicó fijar tres ejes básicos: lograr la competitividad sistémica, ejercer la soberanía en el campo energético y mejorar la equidad y la distribución del ingreso y las oportunidades de los sectores de la sociedad menos atendidos. En la Agenda de los Sectores Estratégicos, estos ejes fueron denominados como: Ecuador productivo, Ecuador soberano y Ecuador inclusivo.

Una de las acciones prioritarias encaminada al logro de los objetivos propuestos fue la transformación de la matriz energética. Desde el punto de vista de las telecomunicaciones el mayor desafío planteado fue el incrementar los niveles de acceso y expansión de la red de telefonía e Internet.

En forma global la inversión acumulada en proyectos de los sectores estratégicos en el período 2007 – 2012 sobrepasa los US$ 16.000 millones.

En el área hidrocarburífera se renegociaron los contratos con las operadoras privadas, lo cual ha permitido al Estado tener la participación adecuada de la explotación de sus recursos naturales, pues bajo la nueva modalidad se suscribieron contratos de prestación de servicios para la exploración y explotación de hidrocarburos. Gracias a esa renegociación de los contratos petroleros, el 100 % del incremento del precio internacional del petróleo es para todos los ecuatorianos. Los ingresos para el Estado se han incrementado en US$ 2.187 millones desde enero del 2011 a mayo del 2012, con respecto a los ingresos que se hubieran percibido sin la renegociación de los contratos petroleros. Somos el quinto mayor país en el mundo en recibir rentas petroleras.

La soberanía sobre el manejo de nuestros recursos naturales ha marcado hitos importantes, así como más inversión privada comprometida con los nuevos contratos petroleros por el orden de US$ 3.195 millones. En el período 2007 – 2012 la inversión total en el sector hidrocarburífero alcanza US$ 11.539 millones, de los cuales  US$ 9.457 corresponden a inversión pública.

En el subsector petrolero aspiramos a que la demanda nacional de derivados de petróleo sea satisfecha con la refinación interna.

En el campo de la refinación de petróleo el país ha venido trabajando para recuperar la capacidad inicial de la Refinería Esmeraldas (de 110 mil barriles por día). La Refinería del Pacífico (RDP)  es el proyecto más grande, ambicioso y atractivo del Pacífico Sur en materia petrolera en las últimas décadas. La Refinería procesará 300 mil barriles por día. Las unidades instaladas en los procesos de RDP utilizarán tecnología de conversión profunda, requeridas para producción de gasolinas, destilados, GLP y bases petroquímicas. El 40% de su producción  abastecerá la demanda interna y el 60% será exportado, lo cual repercutirá en ingresos para el Estado ecuatoriano. Este proyecto representará para el Ecuador no solo ganancias por refinar petróleo crudo,  sino que se convertirá en el puntal del desarrollo de la industria petroquímica. Al incrementar la oferta de generación eléctrica y refinación de petróleo, el Ecuador alcanzará su soberanía energética y se convertirá en un país exportador de productos, derivados de petróleo y electricidad, con alto valor agregado.

Uno de los mayores logros que busca afianzar la Revolución Ciudadana es precisamente la transformación de la matriz energética, que está orientada a lograr la soberanía energética. La energía en sus distintas formas se ha constituido en uno de los soportes fundamentales en el desarrollo y el crecimiento económico de los pueblos. En esta línea, la Revolución Ciudadana decidió realizar inversiones en grandes magnitudes en proyectos hidroeléctricos que permanecieron relegados durante décadas. También promueve la investigación, desarrollo e implementación de energías más amigables con el ambiente.

Para atender la creciente demanda de electricidad y superar las anomalías del pasado, como los apagones y la importación de energía ─consecuencias de las inadecuadas políticas aplicadas─, se han introducido mejores tecnologías en la generación termoeléctrica, lo cual  ha permitido sustituir el uso del diesel importado por el fuel oil y el gas natural que son de producción nacional, reduciéndolo de un 10% a apenas un 2% en la matriz. Todo esto se ha logrado mientras los grandes proyectos hidroeléctricos se construyen y se incorporan paulatinamente al sistema nacional.

Para el periodo 2012-2020 se están desarrollando un conjunto de proyectos solares, eólicos, geotérmicos e hidroeléctricos, para incrementar en aproximadamente 3.000 MW la potencia efectiva instalada y alcanzar un total de 7.600 MW al año 2016. La central hidroeléctrica Coca-Codo-Sinclair de 1.500 MW es el proyecto emblemático que permitirá cambiar la realidad energética del país. Su potencia eléctrica representa el 41% de la capacidad efectiva instalada en el año 2011.

La nueva matriz energética permitirá al país generar su propia energía, diversificar sus fuentes y reducir la demanda interna de combustibles fósiles para la generación de electricidad.  Se trata de una oportunidad para ahorrar recursos económicos, fomentar el desarrollo tecnológico e implementar energías renovables y sostenibles que sean amigables con el ambiente: hidroeléctrica, eólica, solar y geotérmica.

Otro criterio a considerarse es la demanda y el consumo energético. No podemos desperdiciar recursos no renovables que serán de suma importancia para las futuras generaciones. El consumo energético debe ser coherente con el Buen Vivir. Debemos eliminar el despilfarro y el desperdicio energético resultante de consumos innecesarios e ineficientes, fomentando el ahorro y la eficiencia energética, en particular en los sectores más demandantes y menos eficientes en el uso energético, como son el transporte, la industria y la construcción. Priorizaremos el desarrollo de sistemas de transporte de carga, en base a energía renovable y un transporte público para personas, que sea seguro, de calidad y amigable con el ambiente, la utilización de tecnologías limpias en los procesos industriales y, además, incentivaremos las construcciones amigables con el ambiente, que maximicen el ahorro energético.

La minería y la gran minería se reactivaron con responsabilidad y principios de sostenibilidad y eficiencia, con una creación directa a mediano plazo de más de 7 mil plazas de empleo, con inversiones estimadas que superan los US$ 5 mil millones y la generación de regalías para la comunidad minera, la minería se convertirá en un cortísimo plazo en un motor de desarrollo del Ecuador. Se suscribió el primer contrato de minería a gran escala que significa una inversión de US$ 1.773 millones y, lo más importante, que el 52% de la renta quede a favor del estado ecuatoriano, la mayor renta minera del mundo. De estas regalías se ha convenido un anticipo de US$ 100 millones de dólares que serán invertidos en Zamora Chinchipe, provincia en la cual se asienta el proyecto.

Ha sido política del Gobierno de la Revolución Ciudadana redistribuir equitativamente la riqueza en el territorio; invertir no solo el 60% de las regalías en las zonas en donde estos proyectos de explotación de los recursos naturales tienen influencia, sino el 100%. Es por eso que más de US$ 300 millones se están invirtiendo en varias localidades para el desarrollo de proyectos integrales en las áreas del Coca Codo Sinclair, Pañacocha, Refinería de Esmeraldas, Bajo Alto, Zamora, Refinería del Pacífico, etc. Inversión para dotar de hospitales, unidades educativas del milenio, centros de salud, vialidad, redes eléctricas, saneamiento ambiental y escuelas equipadas y con acceso a Internet.

El Plan de Conectividad ha hecho posible que el uso de Internet del 2006 al 2012 se cuadruplique. Solo entre el año 2011 y 2012 se duplicó;ahora ya el 45% de la población ecuatoriana tiene acceso. 1 millón 700 mil estudiantes en más de 5.000 establecimientos educativos públicos se han incorporado a la sociedad de la información. Para que todo esto sea posible ha sido necesario construir una verdadera red troncal de fibra óptica en el ámbito nacional, pasando de 1.413 km en el 2006 a los 8.415 kilómetros de fibra, que atienden 3.400 localidades en 149 cantones y en las 23 provincias continentales. Debido a las políticas adoptadas, el servicio de telefonía móvil ha sido estimulado para su desarrollo, dando como resultado que exista en la actualidad una penetración mayor al 100%. Se han puesto los cimientos de la senda que nos conducirá a la sociedad del conocimiento.

“En energías renovables el gobierno ha desarrollado leyes y programas que están listos para ser aplicados, pero se requiere mayor conciencia de la ciudadanía, se requiere incentivar a que la población acompañe el proceso, incentivar  la instalación de sistemas híbridos de gas y solares en las casas, similar al programa de los focos ahorradores…”. Jorge Burbano, Taller de construcción del Programa de Gobierno, Ecologistas.

LÍNEAS DE ACCIÓN

•          Ampliar el horizonte de reservas de petróleo para atender la creciente demanda energética nacional y mundial; y, sobre todo para financiar y soportar el cambio de la matriz productiva, indispensable e impostergable cambio estructural que debe emprenderse en el menor tiempo posible.

•          Continuar la transformación de la matriz energética sobre la base de un escenario de sustitución y eficiencia. Hay que maximizar el uso del potencial hidro-energético con relación a las fuentes energéticas no renovables. Con los proyectos que están en construcción, para el año 2016 se superará el 90% de hidroelectricidad en la matriz eléctrica. Hay que emprender  nuevos estudios y proyectos (hidráulica, geotérmica, eólica y biomasa) que deberán implementarse después de que los actuales proyectos entren en operación, considerando que la demanda es creciente.

•          Impulsar la soberanía energética. Pasar de importadores a exportadores de energía eléctrica, gracias a los grandes proyectos hidroeléctricos en construcción;   entre ellos la obra de ingeniería hidroeléctrica más grande de la historia del país: el proyecto Coca-Codo-Sinclair (1.500 MW); Sopladora (487 MW);Delsitanisagua (115 MW); Mazar-Dudas (21 MW); Quijos (50 MW); Minas-San Francisco (275 MW); Toachi – Pilatón (253 MW);   Manduriacu (62 MW), y el proyecto eólico Villonaco (16,5 MW).

•          Profundizar la incorporación de tecnologías limpias y eficientes en el sector de transporte de carga y de personas, introduciendo las innovaciones que se han producido en el sector automotor en el mundo, relacionadas con el desarrollo de motores híbridos y eléctricos. Programas de fomento al transporte público sobre el transporte privado de personas y sistemas logísticos para optimizar el uso del transporte de carga, serán implementados.

•          Impulsar programas de eficiencia energética en el sector industrial y residencial. Proponemos fortalecer los programas de reconversión hacia tecnologías que permitan un ahorro energético importante en los procesos industriales y en uso de electrodomésticos en los hogares. Se profundizarán los incentivos para el ahorro energético, mediante la fijación de tarifas diferenciadas por consumo, y la aplicación de programas de concienciación ciudadana sobre el ahorro de energía.

•          Cambiar el concepto de soberanía energética y de recursos naturales de una mera concepción fiscal hacia el ejercicio de nuestros derechos sobre los flujos de materiales, a fin de que generemos valor agregado. Por ejemplo, usar nuestro petróleo para producir gasolinas o plásticos (con la petroquímica), usar nuestras minas para producir cables o chips (con el cobre, los metales y las tierras raras).

•          Aprovechar los recursos mineros con responsabilidad socio-ambiental, incentivando la explotación y desarrollo de proyectos mineros de gran escala, para asegurar la participación del Estado en los beneficios de la explotación minera y generar retornos razonables para invertir en información geológica, técnica y de riesgo comercial.

•          Profundizar las acciones para erradicar definitivamente la minería ilegal, a fin de proteger los recursos naturales que son de propiedad de todos los ecuatorianos, y garantizar los derechos de las personas y la naturaleza. Invertir las regalías anticipadas en los territorios donde se ejecutan los proyectos mineros para lograr un desarrollo sustentable.

•          Cuadruplicar, en 2017, el área regada y el número de habitantes protegidos contra inundaciones. Se impulsarán megaproyectos que se encuentran en construcción, a los cuales se incorporarán los proyectos de Jama, Coaque, Tumbabiro, Puruhanta, Matala, Puma, Pacalori, Chalupas, Trasvase Daule – Pedro Carbo y control de inundaciones en Milagro.

•          Poner las tecnologías de la información y comunicación al servicio de la productividad y competitividad, para transformar el modelo actual de desarrollo hacia un modelo basado en una sociedad de la información y el conocimiento.

•          Fomentar la integración energética regional y la integración regional de las Tecnologías de la Información y Comunicación, fortaleciendo los procesos de integración de la CAN y de la UNASUR.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 35propuestas, revolución económica. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Propuesta 4. ¡Soberanía energética!

  1. Pedro Lucas dijo:

    QUE MARAVILLA CONTAR CON GENTE CAPAZ DE CAMBIAR AL PAIS, SIN BENEFICIAR EL INTERES PROPIO SINO EL DE LA CIUDADANIA EN GENERAL…. GRACIAS RAFAEL CORREA POR HABER ASUMIDO TAN GRANDE RETO DE CAMBIAR ESTE PAIS EN RUINAS…. ADELANTE LA REVOLUCION CIUDADANA

  2. andres castro dijo:

    Yo apoyo a la RC por sus resultados y compromiso con la Patria: COMO BAJAR LOS IMPUESTOS EN ECUADOR??? O saber por qué los tenemos???: Los subsidios en Combustibles en Ecuador alcanzan los us$ 5.015.8 millones, representando el 19,2% del gasto del PGE. y el 7% del PIB… COMO HACER???… Con cuatro cifras se podría reducir la carga impositiva (Bajar el porcentaje de impuestos): gasolina súper $2.49, gasolina extra $1.99, diesel $1.49 y el glp doméstico que dura 20 días promedio en cada casa $6,99 con la salvedad de “>>(REGALAR)<<" el gas doméstico A QUIÈN NO LO PUEDA costear vía bono solidario… Así el Estado, es decir todos los Ecuatorianos ahorramos millones dólares en hidrocarburos no renovables…
    ASCP 0999600101

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s