Revolución económica, productiva y del trabajo

“Vamos a dominar los mercados, a crear el Sistema Nacional de Comercialización de alimentos y cadenas de comercialización de productos en las diferentes zonas del país sin intermediarios. El INCOP debe priorizar y normar la compra pública a productores de la agricultura familiar campesina y la Economía Solidaria…”.  Nelson Coello, Taller de construcción del Programa de Gobierno, Santo Domingo de los Tsáchilas.

El Ecuador ha dejado atrás los libros de textos ortodoxos y plantea un nuevo pensamiento y praxis económica. Los organismos internacionales, como el FMI y el BM, se mantuvieron flotando sobre el bien y el mal, pero el Ecuador encontró la salida para volverles a su lugar. La oficina del FMI, que permaneció durante tantos años hospedada en el Banco Central ya no está más allí, desapareció por fin del Ecuador, cuando la entidad bancaria nacional logró recuperar su soberanía. Nuestros créditos externos van ahora a suplir las necesidades del país y están dirigidos a nuestro ambicioso plan de inversión productiva.

Ya no nos rigen las reglas absurdas macro fiscales que antes impedían la inversión en educación y salud, y que sometían a nuestra economía a responder a los pagos puntuales de la deuda externa de los acreedores. Hoy tenemos estabilidad para consolidar el régimen del Buen vivir.

Tuvimos una renegociación exitosa de la deuda externa que permitió al país ahorrar más de siete mil millones de dólares. Generamos una visión renovada de la economía, pues nuestra Constitución nos permite ahora abrir un escenario para otro tipo de economías: privada, mixta, pública popular y solidaria. Construimos una economía, cuyo eje productivo central es el ser humano como trabajador dignificado.

Buscamos una economía que se asiente en las capacidades productivas de los ecuatorianos y ecuatorianas. Nuestro pueblo es laborioso y trabajador, como siempre lo ha sido. El trabajo es la esencia y el vehículo del cambio, que nos posibilita una mayor producción. En la producción elevamos el reto de la productividad que nos permite elevar también los consumos necesarios para la reproducción de la vida. No creemos en un consumismo (la “jaula de hierro” del consumismo), esa ansiedad que domina la sociedad moderna a la que nos ha llevado el capitalismo desgastado.  Un consumo justo y equilibrado es lo que nos permite una verdadera calidad de vida, sin atarnos a dependencias de ningún tipo. Creemos en una economía sostenida en la eficiencia y en el uso de los recursos naturales y energéticos, que se mantiene un equilibrio con su buen uso y reciclamiento; una economía que encuentra sustento en la justicia y en la equidad tributaria. Partimos de la premisa de que paguen aquellos que más tienen. Queremos una economía desconcentrada y desmonopolizada.

Reconocemos el valor del trabajo de la mujer en el hogar, en la economía del cuidado, que permite la reproducción cotidiana de las personas. Valoramos ese trabajo no lo subestimamos.  Nuestra economía se sostiene sobre la población económicamente activa, y no sobre el trabajo de niños, niñas y adolescentes, quienes deben ocupar su tiempo en el estudio de calidad. Garantizamos el empleo y la cobertura plena de la seguridad social, sin explotar a las trabajadoras domésticas. Hemos eliminado por fin la tercerización.

Consideramos fundamental la distribución y la redistribución, pero al mismo tiempo es importante la generación de productividad, pues no encontramos ninguna contradicción entre ellos. Esta es la nueva economía que construimos en la práctica y que hoy profundizamos. Es una economía que se reconoce en el mundo global y que no nos mantiene atados ni subordinados a las reglas catastróficas del capital, que hoy somete a los países europeos y a las grandes economías del planeta.

A diferencia de la época neoliberal, en nuestra economía no se topa a los más débiles. Cuando queremos redistribuir afectamos a los más fuertes. Ahí está por ejemplo la Ley de “Redistribución del Gasto Social”, que fue enviada con carácter urgente en materia económica por el Ejecutivo a la Asamblea Nacional, el 25 de octubre del 2012.

No hay mejor forma de trasladar la renta extractiva que hacia los nuevos sectores que nos permitirán salir de la histórica dependencia de nuestros recursos naturales: generación eléctrica, telecomunicación de calidad, incremento del internet, refinación adecuada de nuestros recursos naturales.

Por ello, planteamos un horizonte bastante claro que parte de la necesidad de afianzar el cambio en la forma de producir, es decir la consolidación de una distinta matriz productiva.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en revolución económica. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Revolución económica, productiva y del trabajo

  1. xavier intriago dijo:

    Asi es señor Falconi el sector camaronero de pesca podemos aportar a la soberania alimentaria,la propuesta que le vamos a plantear al presidente correa implica aportacion a la seguridad alimentaria sin afectar al ecosistema y ademas no somos pudientes nesesitamos trabajar para poder vivir,no somos poderosos.Nuestro unico activo son los barquitos.unico

  2. Jaime dijo:

    Es lo mejor q le ha pasado al pais y hay que seguir mejorando mejorando mas por fin un tío con huevos bien puestos no los maricas vendidos de siempre E

  3. Marcela dijo:

    Quisiera sugerir que como artesana que soy se nos tome en cuenta en el plan de gobierno y que nuestro representante ante el gobierno sea un verdadero artesano que salga de las bases y que haya demostrado trabajo en favor de nuestra clase para que esta sea la persona más idónea para trabajar por nosotros junto al gobierno. No queremos seguir viendo que sigue al mismo personaje de siempre como dueño y señor de la Junta Nacional de Defensa del Artesano si se habla de un cambio radical se lo haga también en nuestro sector. Estamos contigo Rafael pero ayudanos a cambiar también en este sector que es muy importante para la economía de nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s